Vie23Feb202404:27
Información
Autor: Maricela Ayala
Género: Microrrelato

AL DORMIR

Ahí estaban de nuevo los innumerables demonios que me acompañaban en mi habitación, de todas las formas y tamaños con habilidades sorprendentes una mirada bastaba para hacerme temblar. Pero aún me faltaba conocer al demonio más perverso y el más depredador. 

A los 5 años mis pesadillas serían un jardín de juegos en comparación del infierno que se desataría más adelante, pues a mis 8 años conoci el verdadero terror, ir a dormir era la parte más tenebrosa del día. 

Una noche como cualquiera fui a la cama después del beso cálido y amoroso de mi madre, quien colocó las sábanas en mi regazo y se fue a su habitación, como era de costumbre, los demonios que perturban mi sueño aparecieron pero ya no tenía miedo pues había conocido otro terror, de pronto mis oídos se percatan del sonido de los pesados pasos de aquel ser infame subiendo las escaleras PUM, PUM, grada por grada haciéndose cada vez más fuerte.

Salí apresurada de mi cama para meterme bajo de ella y esconderme de tan macabro ser, soportando la respiración y con mi cuerpo tembloroso veo como la puerta de la habitación se habré lentamente, al abrirse el olor desagradable de su aliento golpea mi cara, pues desde de la puerta podía olerse el alcohol de aquella bestia, agachándose me tomo de mis piernas jalandome con fuerza me saco de ahí. 

De pronto un viento fuerte y frío recorrió la habitación, aquel demonio que me había aterrado y acechado por días soltó mis piernas y Vi como era levantado por el demonio de mi armario, aquel ser que desde mi niñez me asustaba al dormir ahora me defendía de este alcohólico ser que lleva mi sangré...

Jue15Feb202419:25
Información
Autor: Gaizka Azkarate Saez
Género: Microrrelato

El primer café

Se levantó de la cama solo con su braguita blanca y se preparó un rico café. El primer sorbo le supo a un beso apasionado de su pareja, acompañado del calor que le producía el contacto con las entrañas de su ser. Después tomó una ducha, se vistió y se dispuso a vivir una nueva jornada con el recuerdo del amor perdido.

Vie02Feb202404:17
Información
Autor: Maricela Ayala
Género: Microrrelato

Habitación secreta

Ahí estábamos de nuevo juntos a la misma hora en nuestra habitación de hotel, para disfrutar de nuevo de nuestra compañía. De pronto alguien llamo a la puerta de mi habitación secreta, con manos temblorosas abrí; me quede helada al verlo a él ahí, pues era mi marido que con rostro molesto y voz fuerte pregunto ¿Por qué? ¿A caso yo no soy suficiente? ¿Ya no te agrada mi compañía? ¿Dónde está con quién me engañas?. 

Y entendí que sería más fácil decirle que había alguien que me hacía más feliz pues sería más difícil explicarle que desde hace un año he pasado en una silenciosa habitación de un hotel, es donde soy feliz y sin ella la verdad es que ya hubiera enloquecido . 

Mientras escuchaba mi pensamiento decirlo imaginé cuan horrorizado estaría él, al escucharlo, pero la verdad es que mi habitación secreta me daba la soledad que en casa no encontraba.

Mar23Ene202410:38
Información
Autor: Gaizka Azkarate Saez
Género: Microrrelato

La curva del Diablo

Llegó a casa después de un intenso día de trabajo. Su bella mujer le recibió con un caluroso beso, y mientras se daba una ducha relajante, ella le preparó la cena. Hablaron un rato, y a la hora de acostarse, su mujer le dio un sugestivo masaje que acabó, como todas las noches, con él profundamente dormido. Al abrir los ojos descubrió el esqueleto de su mujer calcinado junto al coche en la curva del kilometro 666.

Mié20Dic202317:34
Información
Autor: Gaizka Azkarate Saez
Género: Microrrelato

UN AMOR IMPOSIBLE

Mientras se afeitaba y se limpiaba los dientes, veía en su imaginación la figura de aquella curvilínea mujer que le había robado la razón. Ella estaba perdidamente enamorada de él, él disfrutaba con la presencia de aquella Venus rubia. Era un amor imposible, ella tenía 35 años y él 750. Era la maldición que le perseguía por su condición de ser vampiro.

Lun11Dic202306:37
Información
Autor: Adriana Mesiano
Género: Microrrelato

Metaverso (Micro ganador)


Abrí la puerta de nuestra habitación con delicadeza para no molestar, por si mi marido dormía, pero vi una sonrisa estupenda dibujarse por debajo de su visor para la realidad virtual y me alejé en silencio. Fuí al balcón, a ver los astros que, en esa maravillosa noche de San Lorenzo y con el cielo despejado, parecían fruto de un mundo inventado por un soñador, pero eran reales. Mientras veía estrellas caer y otras fijas en su trono, pensé que Gustavo estaría bailando con alguna mujer virtual en el metaverso. De golpe sentí el frío de la noche penetrarme en los huesos, pensé por unos segundos que podía ser virtual, pero no lo era. Empujé mi silla de ruedas hasta la casa y cerré la puerta.

Lun04Dic202302:49
Información
Autor: Ariel Lowenstein
Género: Microrrelato

Los vestigios hablaron

Los vestigios hablaron.

   Tenía que suceder que un día, de las entrañas de la tierra resurgieran los vestigios de una civilización; que brotaran, de valles y desiertos las desmesuradas ruinas de antiquísimas urbes. Monolitos acunados en cimientos de piedra emergieron junto a los muertos arropados por sudarios de cal.

El pasado podía leerse en cada ladrillo, en cada osamenta, en cada sedimento rocoso. La piedra bombardeada les hablaba de guerras. Los cadáveres destrozados les contaron historias de masacres y cada cartucho vacío de pólvora y cada gota de sangre seca narraron la historia de uno, o de varios holocaustos.

Con premura los vivos enterraron los restos. Deseosos de olvidar lo que no querían saber sepultaron bajo tierra y arena los misterios de un pasado impío. Y cubrieron con ceniza la superficie, para que el horror de la muerte cubriera el horror de lo posible.  

Mar28Nov202303:06
Información
Autor: Cuauhtémoc Ponce
Género: Microrrelato

Sin razón alguna

Si me preguntan qué fue lo que pasó, es que realmente no lo sé… Tampoco es que hubiera bebido tanto, porque no acostumbro beber en exceso cuando no estoy en casa. Caminaba por la calle cuando una lluvia otoñal se mezcló con un poco de frío llegando el atardecer, así que me refugié en la barra del primer bar que encontré por el camino y pedí una cerveza… La pequeña, pero tupida lluvia anunciaba que eso no terminaría pronto, pero tampoco es que llevara prisa por regresar. Así que me puse cómodo en aquel solitario lugar, y mientras veía a través de la ventana las gotas resbalar por el cristal, fui pidiendo unos cuantos tragos más. De fondo se escuchaba música tranquila, melodías que hace tiempo no escuchaba, —¿le parece bien la música que hay, o quiere escuchar otra cosa? —me preguntó una joven de algunos veinticinco años.

—No, deja la música como está, va acorde al frío y la lluvia, mejor sírveme otra cerveza — le contesté, y seguí un par de horas dentro de ese lugar… Terminé mi último trago, pagué la cuenta y al salir fue cuando sucedió; fue algo nuevo para mí porque nunca me había pasado… Me sentía enamorado; tanto así que llegué a sentir esas mariposas en el estómago que hace tiempo no sentía y no pude evitar soltar un suspiro; estaba enamorado, y lo mejor de todo, es que fue sin razón alguna; sin pensar en nadie, sin hablar con nadie, y fue mi primera vez que me enamoré, tal vez por el simple hecho de existir.

© Cuauhtémoc Ponce.        

Dom26Nov202320:35
Información
Autor: Omar La Rosa
Género: Microrrelato

Velas Negras

Acercarme a ti es una aventura solitaria, como enfrentar la mar en mi vieja barca.

Igual que navegar, estar a tu lado despierta en mí las pasiones más viriles y humanas…

El desafío de estar en tus brazos solo se equipara a estar en brazos del mar.

Como el mar eres una delicia cuando estas tranquila y la suave brisa mese tus cabellos, igual que la mar eres de temer cuando vientos de cólera ensortijan tu guedeja.

Como él mar eres para mí una pendiente sentencia de muerte a la que no puedo escapar, una llamada atávica a la que no me puedo sustraer aun a sabiendas del peligro que me acecha.

Como el mar eres toda promesas y la imagen de mi vela hinchada por el viento penetrando el misterio de tus olas es el acicate que me impulsa a enfrentar los mayores peligros.

Marinero al fin no tengo alternativa a mi destino, perecer en tus brazos.

© Marcial Apuleyo

Sáb11Nov202300:31
Información
Autor: Guillermo Genta
Género: Microrrelato

Maria Paz

Pcia de Buenos Aires. La Matanza. Isidro Casanova.
María Paz Nom (67 años)
Jueves 9/11/2023. 17h
- Como el día está lindo antes de cebarme unos mates salgo un rato a la calle a tomar aire fresco y de paso charlo con algún vecino amigo que pase. Si la veo a Susana le voy a preguntar por su mamá María que la internaron la semana pasada. La pobre mujer tuvo un ACV y no se sabe si quedará bien.
María Paz se pone en la puerta de su casa a disfrutar del sol, dispuesta a conversar con el primer vecino amigo que pase. De pronto, un auto rojo robado, perseguido por la policía, viene por la calle a toda velocidad, descontrolado sube a la vereda y atropella a Paz sentada en su silla de ruedas. Muere a las pocas horas en el hospital rodeada por sus vecinos. Seguro ella hubiera preferido otro tipo de encuentro con ellos.
Colapsar menú
Inicio
Concursos
Publicar
Servicios Editoriales
Login

0













We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.