Lun12Jun202319:12
Información
Autor: Gaizka Azkarate Saez
Género: Microrrelato

El Espejo de la Vida

gaizkarate's profile picture

El ESPEJO DE LA VIDA

A través del espejo veía la imagen de una mujer fuerte, una mujer que había tenido que afrontar todos los retos que le había propuesto la vida, y de los cuales había extraído experiencias.

El espejo la recordaba a aquella mujer joven, que pese a las dificultades económicas había conseguido terminar sus estudios y labrarse un futuro laboral.

La imagen de una mujer adulta, decidida a triunfar en sus proyectos, caminar con paso firme en la selva laboral en la que se había involucrado.

La imagen de una mujer triunfadora, independiente, capaz por si misma de vivir su vida, sin tener que depender de nada ni de nadie, de ser dueña de sus decisiones.

La mujer reflejada en el espejo era su heroina. Esa era la mujer que quería ser, la que soñaba, y no la mujer que por culpa de unos estereotipos, se había visto obligada a ser.

Lun12Jun202318:45
Información
Autor: Mauro Cartasso
Género: Microrrelato

Pañuelo de seda

Cerraste los ojos y repentinamente notaste mi presencia , sabiendo que así te convertirías en cómplice de mis deseos. Estabas de pié frente al espejo, peinando tu dócil cabello a punto de ir a dormir, vestías un hermoso conjunto negro con transparencias, aún llevabas puestos tus tacones, sabías que eran mis preferidos para esa noche especial.

Recorrí la distancia que nos separaba lentamente, esperando que tu impaciencia se transformara parte de mi capricho, apenas me acerqué unos pasos por detrás ya sabías que nuestro juego había comenzado. Continuabas con los ojos cerrados, dejaste de peinarte y sentiste la suave y fresca seda del pañuelo con el que cubrí tus ojos anudándolo suavemente, apenas perceptible, aún recuerdo tu gesto al contacto, con un simple movimiento de tus brazos dejaste que el baby doll se deslizara hasta tus pequeños pies. Tu bello cuerpo casi desnudo se reflejaba en el cristal, fue ese el momento que elegiste para arquear tus brazos hacia atrás y sentir el roce sutil de nuestros cuerpos.

Mis manos recorrieron palmo a palmo cada centímetro de tu suave piel, presté atención a cada reacción, con cada movimiento percibía tu respiración, tu palpitar, fui redescubriendo tus marcas, acaricié tus imperfecciones, sentí el perfume de tu piel, tu jadeo era la prueba irrefutable que todo lo que te hacía perfecta para mi, te provocaba.

Iba a guiarte a través de la habitación hacia la cama, lugar donde dejaríamos correr nuestra pasión pero algo sucedió, fue en ese justo momento que decidiste quitar el pañuelo inexistente de tus ojos, y mirando fijamente hacia el espejo viste como tu fantasía se desvanecía.

Dom11Jun202309:53
Información
Autor: Gaizka Azkarate Saez
Género: Microrrelato

EL VIENTO EN LA VENTANA

Habia sido un dia ajetreado en el trabajo, y necesitaba descanso. Se desnudó, entró en la ducha y mientras el agua recorria las curvas de sus senos, notó un escalofrio de placer en su zona púbica, como si unas manos varoniles estuviesen acariciándola. Se dejó llevar al éxtasis total, y al llegar al grado máximo de lujuria se dio cuenta de que estaba sola, no había nadie con ella. Salió de la ducha, la ventana estaba abierta y el viento soplaba con suavidad.

Mié07Jun202321:10
Información
Autor: Gloria Ester Suarez
Género: Microrrelato

VOLVER

                                               VOLVER

Hoy  vuelvo a vivir ésos momentos de la juventud, cuando admiraba por primera vez  esos maravillosos paisajes,  cuando el micro se asomaba al valle descubriendo todo su esplendor.

El río, sus árboles, sus chacras, sus imponentes bardas.

Todo parecía una postal de ésas que compraba en Buenos Aires.

A medida que pasan los kilómetros siento el aroma de las flores, y el cantar de los pájaros,  me parece volver a tener los 26 años que tenía cuando llegué por primera vez

Cuantos años han pasado, cuantos caminos recorrí, pero hoy estoy aquí y me preparo para disfrutar.

Mar06Jun202318:31
Información
Autor: Víctor Rodríguez Pérez
Género: Microrrelato

El grano de polen

           Un grano de polen se vio arrancado, casi de cuajo, de la superficie donde estaba adherido junto a sus demás hermanos. Aquella fuerza descomunal lo elevó por los aires, envuelto en un torbellino de aspas que revoloteaban con extraordinaria rapidez; alejándolo para siempre de la planta madre. Poco después, el zumbido que dejaba el aletear del colibrí se fue haciendo más tenue, hasta que finalmente dejó de oírse.

Ese era su destino, así se lo decían desde que comenzó a madurar e ir cambiando de coloración: del verde al ámbar y luego al amarillo. Pero nunca pudo suponer que esos cambios llegaban, apenas dándose real cuenta de ello. Había sido instruido por los estambres, guardianes protectores y supervisores del crecimiento natural de cada uno de ellos, para dar cumplimiento a la misión para la que fueron creados. El pacto fue acordado muchísimo tiempo atrás, cuando los integrantes de cada reino podían comunicarse entre sí, con aquella armonía que se perdió en lontananza, desde que el humano había hecho su aparición en el planeta. En ese entonces, la convivencia entre los demás seres vivos, se cumplía de manera fluida y permanente.

Y con la convicción de que iba a cumplir la misión reproductiva para la cual había sido preparado, se fundió en la dulzura del néctar del órgano femenino de la flor donde fue posado. Comenzaba a gestarse nuevamente el milagro de la vida.         

Mar06Jun202317:20
Información
Autor: Gaizka Azkarate Saez
Género: Microrrelato

Cafe con amor

Los amantes del café solo, saborean hasta el siguiente, el gusto que deja en el paladar, una buena taza de café.
Eso mismo les ocurre a los amantes, y más a los que viven separados y lejos, que saborean hasta el siguiente encuentro, lo vivido con su pareja.
Es duro y triste el momento de la separación, tras un periodo de alegría en compañía de la persona amada.
Pero lo mismo que el café recién hecho es una alegría para el paladar exigente, el reencuentro con la persona amada es motivo de júbilo para los enamorados.
Así que a los que sufrís por estar separados de vuestra pareja, os hago una proposición: cuando toméis un café recién hecho, recordad a vuestro amor, y seguro que la pena se convierte en esperanza.
Lun05Jun202303:16
Información
Autor: Mauro Cartasso
Género: Microrrelato

El aljibe

Fortunato era un joven, atento y apuesto muy querido en el pueblo, el día que partió a la ciudad para estudiar muchos creyeron que era la última vez que lo verían. Fue apenas unos años más tarde, que un día de verano, uno muy caluroso, en la vieja estación del tren, llegaría desde la ciudad el primer abogado que se instalaría en el pueblo. Para ello había alquilado frente al ferrocarril un local con vivienda, modesto, casi como la mayoría de las casas, esto se daba por la antigua edificación heredada de una pasada época colonial y en el conjunto de paredes blancas las suyas no eran la excepción, salvo por el detalle que destacaba, tenía un aljibe al frente, allí era donde los vecinos aún anticuados, acudían por agua.
La buena fortuna no le era esquiva y en poco tiempo, gracias a esa suerte y algunas intermediaciones de acomodados vecinos, había cosechado fama de buen profesional.
A Fortunato las noches se le hacían cortas, demasiado cortas y los días largos, muy largos. Los casos que se le presentaban no significaban un reto para su capacidad laboral y pronto, aburrido, necesitaba encontrar una salida a tan aciaga monotonía.
Una mañana, mientras calentaba una taza de café negro bien fuerte y sin azúcar, sonó la campanilla de la puerta, alguien había entrado. Dejó la infusión para después y fue al encuentro de esa persona, era una joven y bella mujer, la más bella que jamás había visto, llamativos ojos oscuros, de tez blanca, cabello negro ondulado, muy largo. Fortunato obnubilado, tan solo atinó a preguntar que deseaba.
La joven, saludo mediante, le consultó si tenía algún trabajo que pudiera hacer y le entregó una modesta hoja de antecedentes laborales, sin dar muchas vueltas, la contrató como secretaria. La química se dió en forma inmediata, el trabajo se tornó entretenido y para Fortunato de esa forma los días comenzaron a acortarse, pero las noches, de repente, se empezaron a hacer más largas, sobre todo las de luna llena, la luz que entraba por la ventana dejaba al descubierto su soledad. Una de esas noches, tras haber cenado, el joven abogado salió a tomar un poco de aire, vió el viejo aljibe y pensó en esa soledad nocturna, entonces dibujó en mente el rostro de la joven.
A la mañana siguiente, ella llegó tarde al trabajo, explicó aunque sin necesidad que había tenido una discusión con sus padres y tras ello decidió abandonar su casa, pero ahora se encontraba desamparada, no tenía donde ir. El joven sin ningún tipo de reparo se ofreció a rentarle una habitación de su hogar, cosa que fue aceptada sin titubeos. A partir de allí, los días y las noches consiguieron equilibrio, el idilio fue corto, en apenas unos meses se comprometieron y así todo el pueblo habló del casamiento. El campanario de la estación sonó fuerte, era hora de partir y ahí estaba Fortunato a minutos de tomar el tren a la ciudad, frente al viejo aljibe, moneda en mano, pensando el deseo de su vida.

Dom04Jun202300:00
Información
Autor: Gloria Ester Suarez
Género: Microrrelato

UN ENCUENTRO INOLVIDABLE

                           UN ENCUENTRO   INOLVIDABLE

A  un profesor de cine de la Universidad de La Plata le dan las vacaciones después de un año muy agotador y decide irse de Vacaciones a Brasil, más precisamente a San Salvador de Bahía un lugar paradisíaco donde pensaba pasar los días más hermosos.

Tomó todos sus efectos personales y su cámara de filmación y se dirigió raudo a cumplir su sueño. Al llegar allí se instaló cómodamente y luego como es de imaginar se dirige a la playa para comenzar a disfrutar del entorno.

Una vez en la playa se instaló en ella, sobresalía su figura porque era de piel muy blanca.

Muy cerca de él un grupo de jóvenes reían y jugaban , él empezó a filmar la playa y sin querer filmó también al grupo, lo que izo que el grupo lo increpara y por eso les explicó porque filmaba, se acercaron a él y lo invitaron a sumarse al grupo, eran jóvenes brasileros y estaban  como siempre disfrutando de la playa, lo acompañaron durante el día y al caer la noche lo invitaron a seguir disfrutando.

Una jóven  morena muy bonita se izo cargo del turista y se ofreció a ser su guía durante su estadía. En los días que siguieron pasearon  por toda la ciudad, le mostró todos los mejores lugares, en las tardes disfrutaban del sol y de la playa, aprovecharon el tiempo para conocerse y contarse sus vidas, se pidieron sus direcciones y teléfonos.

Cuando pasaron los diez días que duraban sus vacaciones debían despedirse. Pero algo les impedía  separarse, algo había surgido entre ellos, algo que les decía que no deberían hacerlo, pero todo decía lo contrario y aún a pesar de ellos se dijeron:¡  Hasta Siempre! Y dejaron que la vida decidiera por ellos.

Sáb03Jun202317:24
Información
Autor: Gaizka Azkarate Saez
Género: Microrrelato

Una madre

«Madre, solo hay un currusco de pan» dijo Ana con cara triste y ojos llorosos.
«No pasa nada, hija. Comelo tú, que yo ya comeré más tarde.»
La madre no sabía cuándo comería, pero ella era madre, y una madre es capaz de renunciar a cualquier cosa con tal de que a su familia no le falte de nada.

Sáb03Jun202312:50
Información
Autor: samir karimo
Género: Microrrelato

La sabiduría de la Muerte

Hola, estimados amigos, tengo algo que decirles…. Hablo con los muertos…. No sólo con los muertos sino con la propia Muerte. No sé si es un don…  si es una maldición… pero desde el comienzo de la humanidad mi familia fue elegida por los designios del MÁS ALLÁ para cumplir una tarea en este mundo, ¿qué tarea?, me preguntan… pues ésta, intentar solucionar los problemas de ánimas  perdidas en este mundo que intentan buscar un rumbo… ¿qué rumbo?... no es paraíso tampoco el infierno que les hablo… a veces hay demonios dentro de nosotros que no nos dejan avanzar…. Los “diablillos ” internos y es eso que intento solucionar. Pero cierto día la Muerte me ha dicho algo que me sigue persiguiendo hasta el día  de hoy:

  • -Sabes, hija, a lo largo de mi existencia no fui justa, había gente que no merecía vivir a quien debería segar…. Pero no sé por qué, mi hermana Vida me decía que hay que dar segundas oportunidades a la gente… ¿a que sí?

Sí estimados amigos la Vida y la Muerte son hijas del DESTINO y hermanas…. soy su descendiente…. 

Colapsar menú
Inicio
Concursos
Publicar
Servicios Editoriales
Login

0













We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.